OTORRINOLARINGOLOGíA BASADA EN EVIDENCIAS

La ciencia médica está en constante cambio y evolución. A diario disponemos de estudios nuevos que pueden ir cambiando las conductas médicas pasadas y variar por tanto el acercamiento diagnóstico y/o el tratamiento médico de cualquier patología. Está por tanto en manos del médico, el mantener una constante actualización y hábitos de estudio, lo que lo convierte en un eterno estudiante. Es precisamente esta particularidad, una de las situaciones más apasionantes de la medicina, la búsqueda constante de la mejor información científica para el beneficio de nuestros pacientes.

El presente sitio, lejos de buscar profundizar en los aspectos técnicos y científicos que sustentan a la medicina basada en evidencias, busca, de una manera amigable, permitirnos comprender de mejor manera nuestras patologías.

"Actualmente, la medicina vive su propio cambio de paradigma, y pasa de de los conceptos de la medicina clásica a la medicina probabilística. La medicina basada en evidencias no es una moda, sino un cambio conceptual en la praxis en la medicina, y pieza fundamental del cambio del paradigma"

¿Cómo nos puede beneficiar la Medicina Basada en Evidencias (MBE) en la Otorrinolaringología?

El Dr. Sacket define la MBE como "el uso consciente, explícito y juicioso de las mejores y más actuales evidencias o pruebas en la toma de decisiones sobre el cuidado de los pacientes".

​​

A este respecto se considera que las decisiones clínicas serían más confiables si se fundamentaran en las conclusiones de revisiones sistemáticas de la investigación clínica, más que si lo hicieran en las predicciones de efectividad de las intervenciones realizadas por los clínicos individualmente. ​​​

Sin negar entonces la importancia de la experiencia, muy probablemente será de mejor ayuda, el basar una decisión clínica médica en una revisión sistemática o un metaanálisis bien desarrollado con utilización concomitante de la experiencia acumulada, en un marco de consideración ética a las preferencias del paciente.

La medicina basada en evidencias (MBE) intenta conjugar varios factores en la práctica médica diaria, los cuales pueden ser resumidos mediante el siguiente esquema:

Como se indica, en las decisiones mediante la MBE intervienen varios factores que toman en cuenta tanto la experiencia clínica del médico, cuanto los valores y preferencias del paciente en el contexto de la mejor evidencia científica disponible al momento. 

Este último punto, nos lleva a la necesidad de valorar a qué llamaremos "la mejor evidencia disponible", para lo cual tendremos que disponer de las habilidades para poder criticar los artículos científicos clasificándolos según la fuerza de la información que nos brinden.
 

En base a esta clasificación podremos saber cuál será la mejor decisión a tomar basándonos en el mejor estudio disponible al momento. Por ejemplo, si disponemos de dos estudios sobre un mismo tema y, el uno es una serie de casos y el otro es un ensayo clínico controlado, indudablemente el estudio que nos dará la mejor evidencia será el ensayo clínico.
 

Utilizando esta lógica, se logra una clasificación de la evidencia que nos permita dar recomendaciones basadas en la misma, cuya fuerza asimismo, será graduada según el respaldo bibliográfico con estudios que ésta tenga.
 

Nótese que en el último nivel se encuentran los estudios de series de casos, los cuales brindan por tanto en nivel más bajo de evidencia disponible. No obstante, la importancia radica en que, existen circunstancias clínicas en las cuales deberemos considerar seguir la mejor evidencia disponible al momento respecto de un tema en particular, aunque ésta viniera por ejemplo de estudios controlados no aleatorizados históricos pues no se disponen aún de ensayos clínicos o metanálisis respecto de ese tema en particular. 
 

Y son estos niveles de evidencia, los que a su vez nos permiten graduar también la fuerza que pueden tener las recomendaciones.
 

A continuación se detalla precisamente la relación del nivel de evidencia frente al grado de recomendación que es posible dar en base a la misma.
 

Casi todo lo antedicho, se resume ahora, en la clasificación de los niveles de recomendación que tendremos para tomar las decisiones.

Finalmente, ya en 1999, se discutía sobre el nuevo paradigma en la medicina, la MBE, habiéndose publicado en el British Medical Journal de la época las siete alternativas a la MBE:

ORL 3.0 ENLACES

Horizontal White.png
  • LinkedIn Dr. Danilo Mantilla
  • Canal YouTube Dr. Danilo Mantilla
  • Facebook Dr. Danilo Mantilla
  • Instagram Dr. Danilo Mantilla
  • Twitter Dr. Danilo Mantilla

Powered by:  DIGIEMPRENDEDORES  © 2020

wsp.png